miércoles, julio 18

La familia de María

¿Qué hace falta para hacer una buena película? En el caso de Ricardo Armas y su cortometraje La familia de María hizo falta bastante poco. Una historia sencilla pero tierna, un manojo de favores y una niña con una personalidad radiante y talentos múltiples. El cortometraje de veinte minutos retrata desde el punto de vista de la niña todos los acontecimientos de su corta vida con la adopción como el principal disparador. Además de ser protagonista, María también musicaliza la película con su piano y su voz e incluso aportó las ilustraciones que recrean los pasajes de sus primeros años.

El acceso que tiene Ricardo Armas a la familia Muguerza Alonso no es fortuito. Fue la familia con la que compartió sus primeros meses en Buenos Aires, proveniente de Venezuela. La confianza de los personajes ante la cámara de Ricardo es palpable y queda claro que en manos de otro realizador la intimidad que se transmite probablemente no hubiese sido la misma.

La familia de María es un juego, destinado a sumergirnos en ese mundo inocente en el que los niños perciben la vida desprovista de todas las complicaciones que al crecer le vamos agregando. Mérito de Ricardo el de encontrar la manera más apropiada para contar esta historia. La mayoría de nosotros hemos mayormente mutilado a nuestro niño interior, pero Ricardo lo saca a jugar, lo registra y nos enseña unas lecciones acerca de la familia en el proceso.

No sé muy bien qué hace falta para hacer una buena película, pero me parece que Ricardo tiene algunas ideas al respecto.




-P-