domingo, marzo 31

La mirada infantil en el cine latinoamericano


“La imagen que el grupo tiene del ambiente que lo rodea y de su estable relación con ese ambiente, 
es fundamental para la idea que el grupo se forma de sí mismo, 
y penetra cada elemento de su conciencia, moderando y gobernando su evolución”.
M. Halbwachs


Mucho antes del nacimiento de Antoine Doneil – el personaje de François Truffaut protagonista de Los 400 golpes (1959), El amor a los veinte años (1962), y El amor en fuga (1979) – ya había niños malqueridos en el séptimo arte, pero a muchos nos gusta pensar que todos los males que puede sufrir un menor, especialmente en situación de calle, están en Antoine Doneil. El cine está lleno de personajes chiquitos que crecen en pobreza, marginalidad e injusticia social.

De Los 400 golpes se ha escrito mucho, pero hay una crítica de Edmond Orts que resume bien el argumento y da pie a este artículo: “Los 400 golpes es la crónica de una soledad y desamparo. La historia de un niño que palpa el sinsabor del olvido y que busca su propia identidad en el instinto de la libertad. François Truffaut, que comprendió como pocos cineastas lo que ha hecho el sentido de la frustración en la niñez, descubre con fino talento cinematográfico la psicología del desarraigo que anida en el entrañable personaje central de esa dura narración”.

«Desarraigo» y «frustración» son dos conceptos que golpean fuerte cuando se habla de niñez. En 1950, Luis Buñuel hizo su apuesta con Los Olvidados, una historia sobre un grupo de adolescentes marginales cuya proyección fue prohibida en las salas mexicanas.

La Unesco reconoció el filme de Buñuel como “Memoria del Mundo”, segunda película en recibir esta distinción después de Metrópolis de Fritz Lang. El premio busca resguardar documentos destacados de la historia mundial, incluye archivos sobre violaciones a los derechos humanos en la dictadura chilena de Pinochet, el manuscrito original de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano redactado en Francia en 1789, una colección de 800 grabaciones originales de Carlos Gardel, entre otros. “Memoria del Mundo” no se refiere a la esencia de la película ni la crudeza del guion.

Los olvidados retrata un momento en la vida de varios jóvenes que viven en un barrio de extrema pobreza en México, pero que se comportan como adultos: aman, odian, hieren y matan. Aquí la posición del adulto es muy cuestionada. El surrealismo característico de Buñuel desnuda las miserias humanas en una trama un tanto ilógica pero real, aún 60 años después.

Seguir leyendo en La letra partida

No hay comentarios:

Publicar un comentario